“Son un ejército infatigable, silencioso, invisible. Forman parte de ciudades subterráneas bajo nuestros pies con una organización excepcional. Aunque son ciegas, siempre encuentran lo que buscan. Su mejor aliado, nuestro desconocimiento”

Así empieza el libro “50 preguntas sobre las termitas y su control”, magnífico trabajo sobre las plagas de termitas y cómo erradicarlas, documento muy útil para los ciudadanos del casco histórico para ayudar a prevenir y combatir la acción de las termitas en los edificios con estructura de madera. En esta guía se aclara una de las cuestiones que más frecuentemente se plantea, la de distinguir si los insectos que aparecen ocasionalmente en las viviendas son hormigas o termitas. Es muy importante diferenciar ambas especies puesto que un hormiguero en una vivienda es una molestia menor, pero un ataque de termitas puede suponer un problema importante para la conservación del edificio.

Las formas aladas de termitas y de hormigas son muy parecidas, pero podemos diferenciarlas si observamos que las termitas no presentan el estrechamiento en la cintura, que podemos observar en las hormigas. En cuanto a la forma de las alas, podemos destacar que las termitas tienen las cuatro alas igual de grandes y con la misma forma, además de tener un color negro translucido; mientras que las de hormigas son diferentes en tamaño y forma, así como en su color, ya que a diferencia de las de termitas son transparentes.

No hay nada mejor que conocer al enemigo para poder combatirlo.

                                                                                                                                                                                                                           Por Jose María Gutiérrez Arias y Álvaro Sánchez Ballesteros

http://www.termitas.org/50-preguntas-sobre-termitas.pdf