Entre las gratas sorpresas que el Toledo “doméstico” depara de vez en cuando a los que trabajamos en el entramado residencial de la ciudad, hay que incluir una bellísima casa de época Taifa que se encuentra en el nº 21 de Calle de las Bulas. Esta casa es relativamente desconocida, ya que aparece en las guías de Toledo y ha sido estudiada desde tiempo por insignes investigadores e historiadores del arte. Sus magníficos arcos de herradura, protomos de león,  yeserías islámicas, mudéjares y renacentistas, algunas originales y otras añadidas en época moderna, las maderas de vigas y canecillos tallados con inscripciones religiosas, elementos arquitectónicos singulares todos ellos, han sido inventariados, analizados y comentados al detalle. Pero sin embargo … hay algo sobre lo que los expertos no parecen haber hecho referencia alguna.

Yesería Don Quijote. Calle Bulas nº 21, Toledo

Arriba, a media altura, sobre el dintel de la estrecha escalera comunal, hay una curiosísima yesería-escultura diseñada a modo de tondo redondo, su motivo principal es la imagen de Don Quijote y Sancho. La autoría de la misma corresponde a D. Aurelio Cabrera Gallardo, director de la Escuela de Artes y Oficios de Toledo en 1921, que adquirió esta casa, a principios del siglo pasado, y sobre cuyas paredes dejó muestra de su maestría en el oficio de la talla y la escultura. ¿Por qué los expertos que han estudiado esta casa no incluyen ningún comentario sobre esta yesería? Pues quizás porque el avezado investigador, que describe las trazas y decoración de una casa islámica, lo que no se plantea es incorporar a su discurso una yesería “moderna” de Don Quijote y Sancho. Pero aquí están nuestros cervantinos protagonistas, y parecen muy bien instalados en esta casa de la morería. Estos patios y casas son un rosario inacabado de historias e improntas diversas, sus moradores han marcado en el tiempo la huella de su paso, y han plasmado en ellas, con ingenio, su arte y sentimiento. Parece Don Quijote, celoso, querer escapar de su áureo redondel y acometer lanza en ristre contra sus moriscos acompañantes de yeso … quizás con la esperanza de llamar la atención de aquel que venga a visitar esta casa. De momento la nuestra la ha conseguido.

Jose María Gutiérrez Arias