La entrada semanal de nuestro diccionario de la construcción tradicional nos lleva hasta la letra “C”, mostrándonos una palabra de altos vuelos:

Camaranchón: Desván de la casa, o lo más alto de ella, donde se suelen guardar trastos viejos.

Según la RAE esta palabra proviene, con un uso despectivo, del vocablo  “cámara”, asociado sin duda a la definición de un espacio secundario y de menor entidad de un edificio o casa.

En nuestra línea de ir un poco más allá de lo estrictamente definido por la RAE, hemos encontrado varias definiciones que se adaptan también al uso tradicional de la construcción toledana. Define el Dr. Arquitecto Enrique Nuere la palabra camaranchón como “aquel espacio que queda sobre la armadura, bajo el tejado. Aclarando esta definición, podemos decir que este espacio, al que alude D. Enrique, es el que se crea al construir una sobrecubierta para proteger un artesonado o una estructura de techo decorada (armadura). Esta protección extra se utiliza en construcción con una doble finalidad: permite una mejor ventilación de las cubiertas, sobre todo en el caso de goteras ocasionales, y un mejor comportamiento térmico de las cubiertas ante el frío y el calor, atenuando el efecto de ambos sobre elementos arquitectónicos de valor, como son las armaduras de lazo.

Camaranchón

Esta disposición de cubiertas la podemos encontrar por ejemplo en la armadura de lacería que cubre la nave principal de la iglesia del Convento de Santa Isabel. Su camaranchón es visitable a través de un ventanuco, permitiéndonos gracias a ello contemplar la labor de carpintería desde el trasdós. Desde este camaranchón se puede acceder, sobre el plano del almizate, hasta la armadura de madera existente encima de la bóveda nervada del presbiterio. Las fotografías que acompañan este párrafo pertenecen a la citada armadura.

Santa isabel

Sobre la techumbre de lacería de la biblioteca del Seminario Menor “Santo Tomás de Villanueva” podemos encontrar un buen ejemplo de camaranchón, aunque si bien éste es de reciente construcción. Este camaranchón se creó de forma indirecta al trasladar de su emplazamiento original la armadura de lacería de uno de los salones principales del edificio hasta la actual biblioteca. En esta nueva ubicación la artesa decorada quedó cubierta por una tosca armadura de pares.

Biblioteca Seminario Menor

En la Sinagoga del Tránsito también podemos encontrar un espacio similar. La gran sala de oración de la antigua sinagoga está cubierta por una magnífica y valiosa armadura de par y nudillo, ejecutada en madera de cedro, sobre ella se dispone una humilde pero resistente armadura de sobrepares. En este caso el camaranchón no es fácilmente visitable al no existir acceso al mismo.

Como nota curiosa indicar que es habitual escuchar en el tajo de obra la palabra “caramanchón”, deformación de la palabra que definimos hoy, … y que no sería nada extraño que en un futuro sustituyese a la misma.

Adjuntamos un pequeño esquema gráfico para ayudar a entender lo explicado en esta entrada.

Fotografías del autor: “Inventario. Armaduras de madera de la ciudad de Toledo. Siglos XII – XVII” . Trabajo de Investigación realizado para la Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Toledo Octubre de 2000.

Por Jose María Gutiérrez Arias
Camaranchón-coloreado
 
Armadura biblioteca Seminario Menor