Reflexionaba estos días pasados, mientras caminaba por las calle de la ciudad. Pensaba en el amplio bagaje de pequeñas y grandes historias que se almacenan en los edificios antiguos. Historias domésticas sencillas, o complejas, quizás también heroicas o trágicas. La existencia misma vivida en estos escenarios centenarios, tablados donde van cambiando los personajes sin necesidad de que suba o baje el telón. Como siempre el conocimiento de las cosas nos ayuda a valorarlas en su justa medida. Es por ello que ese conocimiento, en nuestro caso la historia de los personajes que habitaron en estas casas, añade al propio valor arquitectónico del patrimonio edificado un valor adicional intangible, que aunque no lo vemos lo respiramos y lo sentimos.

Patio del edificio sito en la Calle Nuncio Viejo nº 8, en Toledo

Patio del edificio sito en la Calle Nuncio Viejo nº 8, en Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

Y con el trasfondo de esas ideas rondando en la cabeza visité el otro día el edificio sito en el número 8 de la Calle Nuncio Viejo. Un buen caserón, conocido de visitas anteriores, y pese a conocerlo había un detalle que había pasado por alto en otras ocasiones. En uno de los paramentos del patio interior de la casa, sobre la puerta de acceso al salón de planta baja, había una yesería muy curiosa, discreta en proporciones y diseño pero muy distinta a las habituales taraceas de yeso medievales o renacentistas. El motivo decorativo era una lira coronada por una estrella, de la que emanaban rayos de luz, rematándose el conjunto con una guirnalda vegetal colocada en la base del instrumento.

Yesería, patio en Calle Nuncio Viejo nº 8, Toledo.

Detalle de la yesería situada sobre la puerta de entrada del salón de planta baja del edificio de la Calle Nuncio Viejo nº 8, en Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

¿Qué significaba este remate decorativo de yeso? ¿Qué o a quién representaba este símbolo musical? Hago una foto lo mejor que puedo y me llevo mi estampita para estudiarla mejor. Unos días después pude descubrir algunos datos que ahora paso a contarles. Espero que el paso del tiempo, y un estudio más detallado de archivo, pueda confirmar lo que ahora escribimos.

Esta casa pudo tener relación con el célebre músico toledano Gabriel Melitón Baños (1848-1923). En una pequeña crónica publicada el día 27 de diciembre de 1901 en «El Heraldo Toledano«, se da la noticia de la creación por parte del Cardenal Ciriaco María Sancha de la academia de música «Santa Cecilia«, cuyo director fue el maestro Gabriel Melitón Baños. Cita como primer día de clases el 2 de Enero de 1902, pudiendo matricularse, antes de esa fecha, aquellos obreros que lo deseasen, en el domicilio de la Academia, Calle Nuncio Viejo nº 20.

Llama la atención que los convocados a la academia fueran obreros, sin duda atribuible a la circunstancia de que el Cardenal Sancha era reconocido como «padre de los pobres y defensor de los obreros». Es por ello que su academia era totalmente gratuita, proveyendo, también de forma gratuita, los instrumentos necesarios. Como consta en otros artículos periodísticos, todo el alumnado pertenecía a familias pobres. En relación al nº de la calle, no coincidente con el actual número 8, no le damos mayor trascendencia, al haber pasado ya más de 117 años y siendo muy habitual, con el paso del tiempo, la variación numérica de los números de gobierno de los edificios.

Mausoleo de Carmen Baños, hija de Gabriel Melitón Baños, en el Cementerio Municipal de Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

Mausoleo de Carmen Baños, hija de Gabriel Melitón Baños, en el Cementerio Municipal de Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

Hay no obstante otro dato que apuntala la relación de Gabriel Melitón con esta casa. En nuestra búsqueda de datos dimos con el magnífico artículo, publicado en la página web del Archivo Municipal de Toledo, «El Mausoleo de Carmen Baños» en el que se relata la entrañable historia de amor y recuerdo de  Gabriel hacia su hija Carmen, fallecida con tan solo 11 años de edad. Quiso Gabriel mantener vivo el recuerdo de su hija, mandando construir para ello un panteón en el cementerio municipal de Toledo. Allí, en la basa del gran monolito erigido a la niña Carmen Baños, aparece de nuevo el símbolo de la lira y la guirnalda. Una lira cargada de mensaje, resumen de una vida: un bellísimo instrumento, recuerdo de entrega completa a la música, instrumento roto y guirnalda seca en su lado derecho, testimonio del fatal devenir del destino …

Jose María Gutiérrez Arias

Basa del Mausoleo de Carmen Baños, hija de Gabriel Melitón Baños, en el Cementerio Municipal de Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.

Basa del Mausoleo de Carmen Baños, hija de Gabriel Melitón Baños, en el Cementerio Municipal de Toledo. Fotografía: Jose María Gutiérrez Arias. Sección Vivienda, Consorcio de la Ciudad de Toledo. Año 2018.