ARTESANÍA | AYUDAS A LA REHABILITACIÓN_

Relojes de torre

Ya hemos comentado varias veces en este blog la circunstancia, diaria y permanente de gran parte del personal del Consorcio, de tener que «conversar» con numerosos ciudadanos con objeto de aclarar y gestionar los diversos expedientes de ayuda para la rehabilitación de edificios y viviendas. Digo conversar, o al menos el que escribe tiene esa sensación, porque la oficina del Consorcio es una oficina amable, que tiene entre sus fines facilitar las cosas al que se mete en la complicada tarea de conservar o reparar su casa. En esas conversaciones, que tienen como objetivo aclarar temas administrativos y de procedimiento, surgen de forma inevitable temas humanos y personales de los ciudadanos a los que atendemos. Es por ello que entre las cosas buenas que nos da nuestro trabajo se encuentra el regalo de conocer los mejores edificios del casco histórico, pero también el de conocer a las personas que viven o están relacionados con ellos. De este conocimiento surge la posibilidad u oportunidad de poder visitar espacios de la ciudad que difícilmente podríamos conocer de otra manera. Parece razonable que estos regalos, obtenidos gracias a la realización de un servicio público, puedan ser disfrutados por todos y este es el principal objetivo de este blog: compartir con el gran público lo que el transcurrir diario nos enseña de nuestra ciudad.

Panoramica Plaza de Zocodover2

En linea con lo comentado anteriormente se encuentra la entrada del blog de esta semana, beneficiarios de ayudas, vecinos, conocidos y personas que trabajan en el casco nos mostrarán cosas nuevas que no conocíamos. La entrada de esta semana vuelve a volar de nuevo a las alturas, hoy hablaremos de los relojes de torre del casco antiguo. Estos viejos relojes – también pasa el tiempo por ellos- ya no tienen el protagonismo de cuando fueron instalados, hoy nuestra estresada vida nos ata de forma constante a los relojes y estos nos acompañan a todos los lados.  No obstante aquí los tenemos con nosotros, recuperando en estos días de uvas y campanadas un poco de nuestra atención. Esperamos como siempre contribuir con estas torpes notas a su cuidado y mantenimiento.

Tenemos en el casco cinco relojes de torre: Plaza de Zocodover, Colegio de Doncellas Nobles, Puerta de la Feria y Torre en la Catedral Primada y el «Dominguito» en el Convento de Santo Domingo el Real. Estos días pasados hemos podido visitarlos y esto es lo que hemos visto:

Reloj de la Plaza de Zocodover

P1250431

Quizás el más popular de todos los relojes monumentales de Toledo sea el de la Plaza de Zocodover. Actualmente está en funcionamiento estando al cargo de su mantenimiento el relojero toledano Bienvenido Sánchez Díaz, colabora en su cuidado el señor Ángel, del personal de mantenimiento del edificio del Gobierno Civil.

P1270096

Se le da cuerda una vez a la semana y tiene buenos niveles de precisión con lo que se consiguen retrasos o adelantos máximos de un minuto a la semana  aunque lo habitual es que sean de pocos segundos. Con carácter general los relojes antiguos funcionan mejor, y son más precisos, en invierno dado que las altas temperaturas del verano dilatan sus piezas y mecanismos constituyentes. Tiene este reloj un pequeño campanil inmediatamente por encima, en las cubiertas que lo protegen, con tres campanas firmadas por la Dirección General de Regiones Devastadas y fechadas en el año 1945.

P1270097

Transcribimos a continuación algunas notas históricas que amablemente D. Bienvenido nos ha facilitado: » La primera alusión al reloj de Zocodover data, según Julio Porres, de 1710. Éste, del que se desconoce el año de instalación y que probablemente fue el primero de los relojes que presidieron la plaza, se sabe que era mantenido por un tal Francisco del Río, servicio por el que el Ayuntamiento le abonaba anualmente unos 300 reales de vellón. Según un libro de actas del Ayuntamiento de Toledo de 1792, en este año el reloj es cambiado por otro viejo que se encontraba depositado en la Catedral, que es desmontado, por avería o por otra razón, siendo sustituido por un tercero, tal y como se recoge en el acta de la sesión plenaria que la Corporación Municipal celebra el 20 de Marzo de 1869. En 1900, la máquina vuelve a ser sustituida, corriendo la instalación de la nueva a cargo del afamado relojero madrileño Aniceto del Valle. Esta permanecerá presidiendo la Plaza hasta el año 1936, en el que el incendio producido por la Guerra Civil arrasa el inmueble y, con ella, nuestro reloj. Nueve años después, en 1945, tras la reconstrucción del edificio por la Dirección General de Regiones Devastadas, se instala la máquina que conocemos en la actualidad comprada al relojero toledano José Hurtado, yerno del señor del Valle. El 30 de Diciembre de 1986, tras la jubilación de José Hurtado, se hace cargo de su mantenimiento el relojero toledano Bienvenido Sánchez Briones. En la actualidad, es su hijo, Bienvenido Sánchez Díaz, el que se ocupa del reloj».

P100250433

P128034mbm9reducida

RELOJES DE TORRE DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO (I). PLAZA DE ZOCODOVER from CONSORCIO DE LA CIUDAD DE TOLEDO on Vimeo.

 

RELOJES DE TORRE CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. PLAZA DE ZOCODOVER (II) from CONSORCIO DE LA CIUDAD DE TOLEDO on Vimeo.

 

Reloj de la Torre de la Catedral Primada

Este espectacular reloj ocupa dos salas de la torre, una la llamada «de Poleas» y otra la propiamente denominada del Reloj donde se ubica la maquinaria del ingenio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

P1270320

Este reloj está fechado en 1889, siendo su autor el maestro relojero mecánico D. Paul Odobey, natural del Morez del Jura (Francia). Fue instalado por D. Federico Rosa y Lluesma, relojero de Toledo y del Cabildo de la Catedral el día 29 de Septiembre de ese mismo año. Es extremadamente preciso y su mantenimiento es realizado cada quince días por Bienve Sánchez. Desde gran parte del casco histórico se puede escuchar la sonería de este magnífico reloj que no presenta esfera hacia el exterior de la torre. Este reloj está pensado para ser «oido» y no para ser «visto».

P1270295

RELOJES DE TORRE DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. RELOJ DE LA TORRE DE LA CATEDRAL PRIMADA. from CONSORCIO DE LA CIUDAD DE TOLEDO on Vimeo

Reloj de la Puerta de la Feria, Catedral Primada

 Del conjunto de relojes monumentales del casco se puede decir que éste es el más historiado y el que presenta mayor decoración.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El conjunto es singular por su complejidad, presenta dos esferas externas, una hacia la calle, sobre la puerta a la que da nombre y otra al interior del templo. En ambas esferas veremos una única manecilla que marca exclusivamente las horas, quizás este detalle sea una muestra de su antigüedad y de la forma de tomarse «los tiempos» en otras épocas, con menos necesidad de precisión.

P1270351

Al igual que el reloj de la torre aquí encontraremos también dos salas, una para las poleas con su foso protegido por una barandilla entramada y otra para la maquinaria y engranajes propiamente dichos.

P127011359

 También la estancia donde está ubicado el ingenio tiene mayor prestancia estética que la del resto de relojes de la ciudad.  La maquinaria es muy bella, se encuentra apoyada en una bancada doble, la inferior de obra de fábrica revocada y la superior de madera tallada. La parte alta del ingenio está coronada por un ángel con guadaña, para recordarnos que nuestro tiempo es finito, en contraposición encontramos remates de bellotas sobre cuatro copas. Ya vimos en una entrada anterior que la simbología decorativa utiliza la imagen de la bellota como elemento asociado a la eternidad. La esfera de mando interior, dotada con doble aguja, está fechada y firmada: » D. Manuel Gutiérrez, natural de Sigüenza, reloxero del Rey F. en Madrid. MDCCXCII».

P1270357

Este bello reloj tiene dos autómatas o muñecos, por desgracia no puestos en uso, que tocaban sonería hacia el interior del templo. Podemos contemplarlos en la parte alta sobre la esfera interior y bajo el rosetón de remate de la nave.

P12mm70342

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

RELOJES DE TORRE DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. PUERTA DEL RELOJ DE LA CATEDRAL PRIMADA. from CONSORCIO DE LA CIUDAD DE TOLEDO on Vimeo.

RELOJES DE TORRE DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. RELOJ DE LA PUERTA DE LA FERIA DE LA CATEDRAL PRIMADA. from CONSORCIO DE LA CIUDAD DE TOLEDO on Vimeo.

Reloj de la Torre del Colegio de Doncellas Nobles

El reloj de esta torre no está en funcionamiento actualmente. Desde la jubilación del encargado de su mantenimiento, D. Nicolás Lorente de la Cruz, nadie se ha encargado de darle cuerda ni de su puesta a punto. Durante la visita realizada al chapitel, donde está ubicado el ingenio, hemos podido observar que falta el eje que conexiona el ingenio con la esfera exterior, igualmente hemos echado en falta los cables o tensores que articulaban los golpes de campana desde la maquinaria hasta el campanil. Don Nicolás, vecino de la Calle Pintor Matías Moreno, recuerda que era un reloj muy apreciado por la vecindad, de hecho los vecinos sabían cuando D. Nicolás estaba de vacaciones porque echaban rápidamente de menos las campanadas del reloj. Este reloj tiene la particularidad de tener alojada su maquinaria interior dentro de una urna acristalada, sin duda con la intención de crear una protección contra el polvo al ser éste el peor enemigo de los relojes de torre. El foso donde se ubican los contrapesos ocupa el centro de la torre del Colegio de Doncellas, siendo rodeada exteriormente su caja de obra por la escalera de subida al chapitel. Las campanas de sonería del reloj están dispuestas en la parte intermedia del chapitel, en un espectacular templete de madera y plomo al que se puede acceder por una pequeña escalera y levantando una pesada escotilla. Es difícil explicar con palabras la impresión que produce la visita a esta pequeña jaula … las vistas son magníficas.

P1250360

P1270751reducida

P1270754REDUCIDA

P1250406

P1270760REDUCIDA

P1270762REDUCIDA

P1270777REDUCIDA

Reloj del Convento de Santo Domingo el Real, «El Dominguito»

Este reloj, conocido popularmente como el «dominguito», es de los denominados «relojes de jaula» , llamados así por el entramado metálico que lo forma y por la disposición de anclajes, cuñas y pasadores que lo arman ya que debido a su antigüedad no tiene tornillería que una sus partes.

P1270545REDUCIDA
Según los datos obtenidos del archivo conventual, por Sor María Jesús Galán, en su día costó 29 doblones, que en reales hacía 1.746 reales y 28 maravedíes. Fue obra de un relojero de nombre desconocido y no solo se le pagó en dinero, sino también en especie, como fue en sal y garbanzos, pago efectuado el 22 de noviembre de 1735.

P1270547REDUCIDA

Aunque ha estado funcionando hasta hace relativamente pocos años hoy en día no funciona ya que las actuales monjas no saben del todo ponerlo en marcha. En su tiempo marcaba horas enteras y las medias necesitando que le dieran cuerda dos veces al día. Si bien este reloj no se aloja en una torre su disposición, en un pequeño cuartito sobre la parte alta de la fachada norte conventual, le hace merecedor de tal apellido. Su sala de poleas baja hasta la altura de la huerta del convento.
DSCF0039

RELOJES DE TORRE DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. «EL DOMINGUITO», CONVENTO DE SANTO DOMINGO EL REAL from Consorcio de Toledo on Vimeo.

Desde aquí mostramos nuestro agradecimiento a las diferentes personas e instituciones que nos han facilitado el acceso a los diferentes relojes que se muestran en esta entrada. En especial a D. Jesús Labrador, delegado del gobierno en Castilla-La Mancha y a Ángel encargado del mantenimiento del Gobierno Civil, a D. Juan Sánchez, deán de la Catedral primada, a D. Miguel Ángel Díaz Pérez, trabajador de la Catedral,  al relojero Bienve Sánchez por su paciente atención, a Sor María Teresa, madre abadesa del Convento de Santo Domingo El Real. Del Colegio de Doncellas Nobles a D. Nicolás Lorente y a Dña. Susana Cubillo, y de forma muy especial a D. Oscar Luis Olmo Martínez, responsable de Patrimonio Nacional en el citado colegio, por las facilidades ofrecidas para hacer este artículo y por los datos que nos ha aportado. A todos ellos y a nuestros lectores: gracias, … y ¡ Feliz Navidad !

por Jose María Gutiérrez Arias

Para saber más:

«Carrillón», Blog sobre los relojes de torre

Relojes sempiternos

ABC. «Los relojes de Toledo»

«Panorámicas». Jose Mª Moreno Santiago

La restauración del reloj de torre de Fuencarral

Cándido Valverde. Relojería industrial y ornamentación

«Relojes». Centro virtual Cervantes

botón footer_001

Inventario de solados hidráulicos.

Después de un año de funcionamiento de este blog, y cerca ya de las 30. 000 visitas, hemos podido observar que hay temas que llaman especialmente la atención de nuestros lectores. Se podría pensar que los temas estrella serían aquellos dedicados al descubrimiento de viejas galerías y sótanos, y si bien esta temática se ha llevado gran parte del interés de los seguidores del blog, la entrada que más visita recibe es la dedicada a los mosaicos hidráulicos.

DSCF0092

Desde aquí nos gustaría revertir ese interés por este tipo de solado tradicional en favorecer e impulsar la conservación de los mismos. Viejos suelos que, afeados por los productos de limpieza modernos, han perdido su cara bonita de juventud. Centenarios pavimentos que acaban su vida útil en el vertedero o en el mejor de los casos bajo el papo de un suelo más al gusto actual. Afortunadamente parece que estos viejos carrozas vuelven a estar algo de moda, y es que el transcurrir del tiempo siempre acuna el vaivén de un péndulo. Esta circunstancia hace que algunas viviendas de nuestro casco histórico luzcan de nuevo orgullosas los viejos suelos de las casas de nuestros abuelos.

P1130386detalle copia

Iniciamos con esta entrada una nueva vía de trabajo: inventariar fotográficamente todo aquel solado hidráulico que encontremos en las visitas técnicas que realizamos semanalmente en los edificios del Casco Histórico de Toledo. Inventario que motive a los propietarios de nuestros edificios en su labor diaria de conservación, y que les ayude a reconocerse como garantes de un humilde pero valioso patrimonio popular.

P1210311trabajada

Si tienes un solado hidráulico recuerda:

  • La limpieza de los mismos se debe hacer con detergentes neutros. Evitar ácidos y productos caústicos. Lejía y amoniaco de forma puntual para eliminar manchas y siempre con aclarados rápidos con agua y sin encharcar.
  • Nunca utilizar sistemas de pulimento abrasivos.
  • Para recuperar el aspecto original utilizar cera natural y pulidora suave.
  • El Consorcio da subvenciones para tratamientos de conservación-rehabilitación con porcentajes de ayuda no inferiores al 50 %.

DSCF0005trabajada

Si ya no te gusta tu suelo hidráulico te recomendamos:

  • Instala una tarima laminada sobre él, de esta manera se obtiene un nuevo acabado estético y no sobrecargas los habituales forjados de madera de las casas del casco. La receta, forjado de madera+solado hidráulico+solado nuevo, no funciona. Se terminará levantando el nuevo pavimento. La solución de tarima laminada es reversible y algún día podrás recuperara tu vetusto mosaico hidráulico.

DSCF0082trabajada

Si vas a instalar un nuevo solado hidráulico debes tener en cuenta:

  • Puedes ponerlo tanto en el interior de la vivienda como en el exterior (patios, vierteaguas, sofitos de balcones, …)
  • Para recibir las baldosas es recomendable un mortero con dos partes de cal y una de cemento, previamente las baldosas deben estar 30 minutos sumergidas en agua.
  • Las juntas, de aproximadamente 0,5 mm., se rellenan con lechada de cemento. El sobrante se elimina frotando con serrín, preferentemente de pino.
  • Los primeros días después de su colocación pueden aparecer sales debidas al proceso de secado. Para eliminar las manchas de salitre se deberá mojar el suelo y frotar de nuevo con serrín. Este proceso se deberá repetir periódicamente hasta su eliminación.
  • En el uso tradicional de estos suelos era muy habitual instalar diferentes motivos decorativos en cada estancia de la casa.

A continuación les mostramos un primer muestrario fotográfico de diversos solados hidráulicos de edificios del centro histórico. En entradas posteriores iremos incorporando nuevos mosaicos.

1. Calle Trastamara, nº 3. Escalera de vecinos, descansillos y zaguan.

P1130336detalle

P1130338trabajada

P1130339trabajada

P1130400trabajada

2. Calle Trastamara, nº 3. Vivienda planta 1ª.

P1130334trabajada

P1130346trabajada

P1130356trabajada

P1130386detalle copia

3. Calle Sinagoga, nº 3.

DSCF0036trabajada

4. Calle Sillería, nº 16.

P1250001trabajada

P1240979trabajada

P1240966trabajada

P1240963trabajada

P1240961trabajada

5. Calle Sillería, nº 9. Escalera de vecinos.

P121030trabajada6

P1210305trabajada

6. Calle Santa Isabel, nº 20.

DSCF0078trabajada

DSCF0079trabajada

DSCF0082trabajada

DSCF0083trabajada

DSCF0084trabajada

7. Plaza de los Tintes, nº 3. Suelos hidráulicos de nueva ejecución.

P1100063detalle

P1100067detalle

P1100071detalle

P1100073detalle

P1100074detalle

P1100076trabajada

P1100077trabajada

8. Callejón de Menores, nº 6.

P1120927montaje

P1120936trabajada

P1120937detalle

9. Instituto, nº 13.

P1210079trabajada

P1210081trabajada

P1210086trabajada

P1210087trabajada

P1210099trabajada

10. Calle de la Granada, nº 2.

P1210208trabajada

11. Cuesta del Can, nº 4.

P1000056trabajada

P1000063trabajada

P1000069trabajada

12. Calle Cardenal Lorezana, nº 4.

DSCF0001

DSCF0007trabajada

13. Bajada de San Martín, nº 11.

P1240560detalle

14. Calle Armas , nº 13.

DSCF009.2trabajada

DSCF0077trabajada

DSCF0094

15. Calle del Ángel, nº 22.

DSCF0045

16. Plaza de Abdón de Paz, nº 9.

Montaje Abdon de Paz 9

17. Calle Hombre de Palo, nº 5.  Toledo no dejará nunca de sorprendernos. Como remate final de esta entrada les mostramos un detalle de una fachada de la Calle Hombre de Palo. El antiguo revoco, que asoma levemente bajo el acabado actual,  imita en trampantojo una solería hidráulica.

DSCF0022trabajada copia

por Jose María Gutiérrez Arias
botón footer_001 
 

El arte sano del fierro

artesano_hierro_001

La producción en cadena de las imponentes fábricas no es su juego.  Su atención se centra en la singularidad y la calidad de sus piezas, fabricadas en pequeños talleres con métodos y técnicas tradicionales.  Su herencia se basa en la artesanía transmitida a lo largo de muchas generaciones para diseñar y crear piezas que ofrecen la depuración y el aval del tiempo. Según la R.A.E. el artesano es “la persona que hace por su cuenta objetos de uso doméstico imprimiéndoles un sello personal, a diferencia del obrero fabril”.

Usamos nuestras manos para producir herramientas y objetos que van a contar nuestra historia a futuras generaciones. Cada pieza que hace el artesano nace con energía y personalidad, quiere transmitir su amor por la profesión para que ésta contagie el mismo sentimiento al comprador.

Queremos ayudar a la gente a valorar y recordar cómo usar sus manos para que intenten crear algo desde el humilde comienzo del origen. Esperemos que en esta era de altas tecnologías siga existiendo la admiración por el trabajo bien hecho, el trabajo de la artesanía tradicional.

Esta entrada abre una nueva vía de artículos en las que iremos recordando y potenciando el trabajo de los artesanos en la ciudad de Toledo. Oficios que son imprescindibles en la rehabilitación patrimonial, y que desgraciadamente están apartándose de las intervenciones en el Casco Histórico. El Consorcio de la Ciudad de Toledo tiene a la disposición del ciudadano un listado de artesanos para la rehabilitación.

Comenzaremos por el noble oficio de la herrería, del artesano de la forja tradicional. Y para hablarles de primera mano sobre estos trabajos hemos entrevistado a Ismael Ortega, «herrero toledano, marqués del fierro, duque del recalcado, y señor del yunque»:

artesano_hierro_002

¿Cerrajero o forjador? «Los dos oficios. Un cerrajero no podría ser artesano sino es a su vez forjador. Cerraduras, llaves, cierres y herrajes, balconeras, arcas, bargueños… El forjador parte del hierro como materia prima para su forja artesanal. No sólo la cerrajería y la herrería  se engloban dentro de los trabajos del forjador, también puede estar vinculado a otras actividades como la escultura, la decoración o realización de mobiliario. En Toledo, otro uso de la forja estaría vinculado a la fabricación de armas blancas»».
«»En zonas más rurales, donde el oficio estaba más destinado o emparentado al campo, el desuso del transporte animal, la mecanización de la agricultura, y la construcción han contribuido a la perdida de la fabricación artesanal de aperos y herramientas. Reduciéndose estos conocimientos a maestros de avanzada edad que guardan de manera recelosa sus secretos y suelen ser reacios a enseñar a las personas ajenas a su entorno»».
¿Cuál es su actitud frente al oficio?  «»En nuestro taller, como artesanos, hemos conservado la tradición por herencia, de padre a hijos, de las técnicas artesanales del hierro durante décadas. Los talleres artesanos de Toledo han ido manteniendo en secreto ciertas técnicas del oficio por la competitividad existente entre profesionales. A pesar de estas inclemencias, siempre hemos  investigado y recopilado técnicas perdidas o a punto de desaparecer para conservar en la actualidad los modos de hacer, la estética y el acabado final del producto artesano». 

artesano_hierro_003

«Me queda la ilusión de dedicarme a mantener e intentar que perdure en el tiempo un oficio que poco a poco va desapareciendo y que sólo se mantendrá vivo gracias a personas comprometidas con nuestro oficio, y a aquellos que saben valorar nuestro esfuerzo y dedicación para la rehabilitación, reproducción y recreación de cualquier objeto realizado en hierro como se hacía antaño».
¿Industrial o artesanal? «La aparición de productos prefabricados y el hierro fundido ha contribuido al intrusismo en el oficio, desvalorizando nuestro trabajo. Muy pocas personas conocen o saben apreciar la diferencia de un producto industrial y otro artesanal. Pero, de hecho, es fácil apreciarlo en los acabados y en la calidad de las piezas realizadas a mano, no existiendo dos perfectamente iguales».
«La dificultad de competir con productos totalmente industriales y el uso de la soldadura eléctrica, que tanto ha simplificado el oficio, ha hecho que gran parte de la demanda de los trabajos de cerrajería y forja se decante por esta forma de intrusismo. Se ha perdido la estética y la calidad de un buen acabado final por una pieza más económica. La comercialización internacional de estos productos está contribuyendo a la globalización de la estética de las ciudades, encontrando por todas partes este tipo de trabajos con las mismas piezas prefabricadas, perdiendo su personalidad y parte de su historia».
«El trabajo artesano de Toledo ha quedado reducido a aquella parte de la población que sabe apreciar nuestros productos, residentes que se encuentran sensibilizados con la conservación de la estética tradicional de la ciudad. Debemos mantener el valor y el gusto por el buen trabajo realizado por manos artesanas». 

artesano_hierro_004

Ismael Ortega es propietario y artesano de la cerrajería Ortega. Situada en la  Subida de San Jerónimo, 13, 45004 Toledo.  Trabaja en la forja fundada por sus abuelos Felipe Ortega y Niceta Martín en la ciudad de Toledo a mediados del siglo XX.

                                                                                                                                                                                                                                                                                          Por Álvaro Sánchez Ballesteros

Fábula de la termita y la novicia

Siervas-Antes_001La curiosidad y la voracidad siempre fueron buenas virtudes de la termita. Aquella mañana la creciente colonia seguía saliendo constante e infatigable desde su termitero cercano a la plaza de San Nicolás. Ninguna de ellas recordaba desde cuando llevaban trabajando en tan bello jardín. La reina, un magnífico ejemplar de termita subterránea, inició su colonia hace más de treinta años.  Desconocía si alguna de sus cientos de hermanas llegaría a terminar su vuelo nupcial en el mismo parterre, perdiendo las alas y dedicándose a la dura tarea de ser cabeza de familia.

Cada una de sus hijas adoptaba una casta diferente que las hacía trabajar en tres grupos.  Las obreras  eran asexuadas e inmaduras, pero trabajan incansablemente en la construcción de túneles y además alimentan y cuidan al resto de sus hermanas. Las soldado eran fuertes y contaban con unas grandes mandíbulas para defender el termitero. Y por último las termitas aladas, príncipes y princesas que como su madre, salían en primavera para intentar fundar una nueva familia.

Las hormigas blancas eran ante todo meticulosas escultoras de la madera, capaces de esculpir y crear infinidad de canales por los que recorrían hasta varios edificios. Así es como tras largos años de trabajo,  llegaron al Convento de la Calle Sillería decididas a crear su obra prima.

Siervas-Antes_000

No mucho más tarde, una servicial novicia decidió hacer un servicio a su comunidad repintando las estructuras de madera de todo el convento. Agarró el cubo de pintura sintética y a buena fe, comenzó a aplicar una capa opaca de laca marrón. Una vez seca la pintura, la madera se volvió más húmeda y menos transpirable, un medio ideal para nuestra principal protagonista.

La termita cogió sus herramientas y trepó incansable por troncos, palos, suelos, puertas, ventanas,  pilares, vigas…  e incluso destreparon algún que otro tramo por canales de barro que construían  para taparse de la nociva luz. En cada sitio se detuvo y talló: aquí una amplia galería, ahí una red de caminos, allí una pequeña estancia. Y la pequeña termita, silenciosa, que en principio no era nada, hizo un universo de vías en la madera con millones de esculturas hojaldradas.

Sor Jimena hace tiempo que dejó el noviciado. Hoy es la hermana mayor de la congregación, dedica su tiempo al cuidado de enfermos. Y entre cuidados y curas el inmueble se resiente. La paz con la que vivieron termita y religiosa ya no es posible, la sociabilidad del parásito ha sido aceptada hasta que ha puesto en peligro a habitáculo y habitante.  Se apreciaban daños irreversibles (hasta ahora ocultos por la traicionera pintura) en la viga maestra del patio que amenazaban con colapsar la estructura.

Siervas-Antes_002

Aparecen ahora los personajes secundarios del cuento: el constructor, el arquitecto, el controlador de plagas, el restaurador… todos ellos necesarios, pero evitables si se hubiese descubierto el tumor con anterioridad.  A estas alturas del cuento, tras un análisis del estado de la estructura y del alcance de los daños generados por nuestro pequeño protagonista, sólo actuar coherentemente podría solucionar el daño.  La batalla entre anfitrionas e inquilinas ha comenzado.

La voracidad del xilófago hace que el espesor de la sección útil de las vigas se transforme en el de una fina rama, la termita caprichosa respeta el sólido duramen. Se sustituyen los elementos estructurales dañados: entramados, viguería, pies derechos, zapatas, solados, carpinterías. La madera se trata con una combinación de inyección de productos inhibidores de la quitina en piezas y muros, pulverización en superficie, y cebos en sótanos. La humedad del inmueble se combate picando revocos de cemento en los sótanos, saneando fugas de saneamiento y bajantes, redirigiendo la molesta chimenea de salida de gases, vaciando los escombros de pozo y aljibe.

Siervas-Antes_003

Tras ocho meses de enfrentamiento, parece que la termita retrasa su frente. La paciencia y la perseverancia de las residentes ha conseguido ganar el conflicto, pero bien saben que sólo erradicando el foco se eliminará la plaga. La victoria es temporal. Tendrán que permanecer alerta para que la termita no pase a ser de nuevo residente habitual.

Siervas-Antes_004

Propiedad: Convento de las Siervas de María, ministras de los enfermos. C/Sillería nº 4, 45001, Toledo.
Arquitecto: Javier Bajo Rodríguez.
Aparejador: Juan Francisco Serrano Quismondo
Constructor: Rehabilitaciones Adeva, s.l. [Jesús Adeva Alonso, Fausto Lara Cruz, Edisón Romero Arboleda]
Carpintería: Donato Conejo Martín
Restaurador: Alcaén Restaura. [Enrique de Lucas Tortajada. César Morales Calvo]

                                                                                                                                                                                                                                                                         Por Álvaro Sánchez Ballesteros.
 

Mosaico hidráulico

Mosaico hidráulico

Queremos destacar hoy un elemento poco valorado en nuestro tiempo pero que tuvo gran difusión durante el pasado siglo XX: el pavimento de baldosa hidráulica conocido también como mosaico hidráulico.

Multitud de inmuebles en el Casco Histórico presentan una imagen poco lustrosa en el momento en que realizamos la visita técnica previa. Encontramos casas abandonadas, en avanzado estado de ruina o simplemente cerradas y deshabitadas durante décadas, con estética «pasada de moda»: papeles pintados en las paredes, moldurados de escayola en cornisas interiores, cielos rasos de cañizo y un sorprendente suelo formado por baldosas sobre las que se atisba, entre el polvo, un trazado geométrico en colores muy vivos, con dibujos, formas y diseños de lo más variado, generalmente formando alfombrados (simulando tapices geométricos en el suelo), encintados (cenefas enmarcando otros suelos) o jaquelados (ajedrezados).

Este elemento constructivo recibe el nombre de su procedimiento de fabricación: baldosa «hidráulica» puesto que para aglomerar los materiales que conforman la baldosa es preciso ejercer presión, originariamente de forma manual y más recientemente por medio de la fuerza repartida por un pistón  de una máquina hidráulica, que mediante fluidos (aceite normalmente) ejerce la presión necesaria para dotar de integridad al elemento.

Mosaico hidráulico

Los materiales empleados en la obtención de la baldosa son cemento y cemento blanco, pigmentos inorgánicos, polvo de mármol y árido, mezclados primeramente en seco para después pasar a otros recipientes donde se añade el agua de amasado. Se aplica la mezcla resultante a un molde con la forma de la baldosa (normalmente cuadrado) constituido por una plancha lisa de acero con un marco que confina la masa aplicada. Para la obtención de los dibujos se utilizan unas rejillas elaboradas en chapa de latón denominadas trepas que contienen los intrincados diseños geométricos, encajan a la perfección en el molde y presentan aberturas y canales a modo de espacios sobre los que verter el pigmento con un cazo, como último paso para obtener el dibujo en color. Una vez rellenado se retira la trepa con delicadeza para no dañar el dibujo definitivo.

No se trata de una pintura superficial o esmalte sino que el pigmento penetra en la masa cementosa impregnando interiormente el mortero y pasando a formar parte del espesor del material.

Una vez realizada  la distribución de colores se aplica una capa llamada secante, con cemento y árido muy secos para absorber el exceso de humedad y dar espesor a la baldosa. Tras ello se aplica fuerza a través de la prensa hidráulica y se deja fraguar la baldosa 28 días para que adquiera el cemento las propiedades mecánicas que le son características.

Todo ello compone un ingenioso sistema de fabricación artesanal que consigue unas baldosas para pavimento artístico con gran resistencia mecánica e infinitas posibilidades plásticas.

Queremos agradecer a la empresa www.ludivall.com el compartir una tarde con nosotros desvelándonos los secretos del mosaico hidráulico que desde su taller en Villaseca de la Sagra continúan fabricando desde hace varias generaciones para disfrute de nuestros edificios. Los vídeos que se muestran a continuación han sido grabados en la sede de esta empresa y autorizados por sus propietarios. El primer vídeo muestra el proceso de fabricación de una baldosa y el segundo el catálogo visual con imágenes tomadas de su exposición permanente.

por Pablo González Collado
 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies