SOLADOS | AYUDAS A LA REHABILITACIÓN_

Inventario de solados hidráulicos.

Después de un año de funcionamiento de este blog, y cerca ya de las 30. 000 visitas, hemos podido observar que hay temas que llaman especialmente la atención de nuestros lectores. Se podría pensar que los temas estrella serían aquellos dedicados al descubrimiento de viejas galerías y sótanos, y si bien esta temática se ha llevado gran parte del interés de los seguidores del blog, la entrada que más visita recibe es la dedicada a los mosaicos hidráulicos.

DSCF0092

Desde aquí nos gustaría revertir ese interés por este tipo de solado tradicional en favorecer e impulsar la conservación de los mismos. Viejos suelos que, afeados por los productos de limpieza modernos, han perdido su cara bonita de juventud. Centenarios pavimentos que acaban su vida útil en el vertedero o en el mejor de los casos bajo el papo de un suelo más al gusto actual. Afortunadamente parece que estos viejos carrozas vuelven a estar algo de moda, y es que el transcurrir del tiempo siempre acuna el vaivén de un péndulo. Esta circunstancia hace que algunas viviendas de nuestro casco histórico luzcan de nuevo orgullosas los viejos suelos de las casas de nuestros abuelos.

P1130386detalle copia

Iniciamos con esta entrada una nueva vía de trabajo: inventariar fotográficamente todo aquel solado hidráulico que encontremos en las visitas técnicas que realizamos semanalmente en los edificios del Casco Histórico de Toledo. Inventario que motive a los propietarios de nuestros edificios en su labor diaria de conservación, y que les ayude a reconocerse como garantes de un humilde pero valioso patrimonio popular.

P1210311trabajada

Si tienes un solado hidráulico recuerda:

  • La limpieza de los mismos se debe hacer con detergentes neutros. Evitar ácidos y productos caústicos. Lejía y amoniaco de forma puntual para eliminar manchas y siempre con aclarados rápidos con agua y sin encharcar.
  • Nunca utilizar sistemas de pulimento abrasivos.
  • Para recuperar el aspecto original utilizar cera natural y pulidora suave.
  • El Consorcio da subvenciones para tratamientos de conservación-rehabilitación con porcentajes de ayuda no inferiores al 50 %.

DSCF0005trabajada

Si ya no te gusta tu suelo hidráulico te recomendamos:

  • Instala una tarima laminada sobre él, de esta manera se obtiene un nuevo acabado estético y no sobrecargas los habituales forjados de madera de las casas del casco. La receta, forjado de madera+solado hidráulico+solado nuevo, no funciona. Se terminará levantando el nuevo pavimento. La solución de tarima laminada es reversible y algún día podrás recuperara tu vetusto mosaico hidráulico.

DSCF0082trabajada

Si vas a instalar un nuevo solado hidráulico debes tener en cuenta:

  • Puedes ponerlo tanto en el interior de la vivienda como en el exterior (patios, vierteaguas, sofitos de balcones, …)
  • Para recibir las baldosas es recomendable un mortero con dos partes de cal y una de cemento, previamente las baldosas deben estar 30 minutos sumergidas en agua.
  • Las juntas, de aproximadamente 0,5 mm., se rellenan con lechada de cemento. El sobrante se elimina frotando con serrín, preferentemente de pino.
  • Los primeros días después de su colocación pueden aparecer sales debidas al proceso de secado. Para eliminar las manchas de salitre se deberá mojar el suelo y frotar de nuevo con serrín. Este proceso se deberá repetir periódicamente hasta su eliminación.
  • En el uso tradicional de estos suelos era muy habitual instalar diferentes motivos decorativos en cada estancia de la casa.

A continuación les mostramos un primer muestrario fotográfico de diversos solados hidráulicos de edificios del centro histórico. En entradas posteriores iremos incorporando nuevos mosaicos.

1. Calle Trastamara, nº 3. Escalera de vecinos, descansillos y zaguan.

P1130336detalle

P1130338trabajada

P1130339trabajada

P1130400trabajada

2. Calle Trastamara, nº 3. Vivienda planta 1ª.

P1130334trabajada

P1130346trabajada

P1130356trabajada

P1130386detalle copia

3. Calle Sinagoga, nº 3.

DSCF0036trabajada

4. Calle Sillería, nº 16.

P1250001trabajada

P1240979trabajada

P1240966trabajada

P1240963trabajada

P1240961trabajada

5. Calle Sillería, nº 9. Escalera de vecinos.

P121030trabajada6

P1210305trabajada

6. Calle Santa Isabel, nº 20.

DSCF0078trabajada

DSCF0079trabajada

DSCF0082trabajada

DSCF0083trabajada

DSCF0084trabajada

7. Plaza de los Tintes, nº 3. Suelos hidráulicos de nueva ejecución.

P1100063detalle

P1100067detalle

P1100071detalle

P1100073detalle

P1100074detalle

P1100076trabajada

P1100077trabajada

8. Callejón de Menores, nº 6.

P1120927montaje

P1120936trabajada

P1120937detalle

9. Instituto, nº 13.

P1210079trabajada

P1210081trabajada

P1210086trabajada

P1210087trabajada

P1210099trabajada

10. Calle de la Granada, nº 2.

P1210208trabajada

11. Cuesta del Can, nº 4.

P1000056trabajada

P1000063trabajada

P1000069trabajada

12. Calle Cardenal Lorezana, nº 4.

DSCF0001

DSCF0007trabajada

13. Bajada de San Martín, nº 11.

P1240560detalle

14. Calle Armas , nº 13.

DSCF009.2trabajada

DSCF0077trabajada

DSCF0094

15. Calle del Ángel, nº 22.

DSCF0045

16. Plaza de Abdón de Paz, nº 9.

Montaje Abdon de Paz 9

17. Calle Hombre de Palo, nº 5.  Toledo no dejará nunca de sorprendernos. Como remate final de esta entrada les mostramos un detalle de una fachada de la Calle Hombre de Palo. El antiguo revoco, que asoma levemente bajo el acabado actual,  imita en trampantojo una solería hidráulica.

DSCF0022trabajada copia

por Jose María Gutiérrez Arias
botón footer_001 
 

Mosaico hidráulico

Mosaico hidráulico

Queremos destacar hoy un elemento poco valorado en nuestro tiempo pero que tuvo gran difusión durante el pasado siglo XX: el pavimento de baldosa hidráulica conocido también como mosaico hidráulico.

Multitud de inmuebles en el Casco Histórico presentan una imagen poco lustrosa en el momento en que realizamos la visita técnica previa. Encontramos casas abandonadas, en avanzado estado de ruina o simplemente cerradas y deshabitadas durante décadas, con estética «pasada de moda»: papeles pintados en las paredes, moldurados de escayola en cornisas interiores, cielos rasos de cañizo y un sorprendente suelo formado por baldosas sobre las que se atisba, entre el polvo, un trazado geométrico en colores muy vivos, con dibujos, formas y diseños de lo más variado, generalmente formando alfombrados (simulando tapices geométricos en el suelo), encintados (cenefas enmarcando otros suelos) o jaquelados (ajedrezados).

Este elemento constructivo recibe el nombre de su procedimiento de fabricación: baldosa «hidráulica» puesto que para aglomerar los materiales que conforman la baldosa es preciso ejercer presión, originariamente de forma manual y más recientemente por medio de la fuerza repartida por un pistón  de una máquina hidráulica, que mediante fluidos (aceite normalmente) ejerce la presión necesaria para dotar de integridad al elemento.

Mosaico hidráulico

Los materiales empleados en la obtención de la baldosa son cemento y cemento blanco, pigmentos inorgánicos, polvo de mármol y árido, mezclados primeramente en seco para después pasar a otros recipientes donde se añade el agua de amasado. Se aplica la mezcla resultante a un molde con la forma de la baldosa (normalmente cuadrado) constituido por una plancha lisa de acero con un marco que confina la masa aplicada. Para la obtención de los dibujos se utilizan unas rejillas elaboradas en chapa de latón denominadas trepas que contienen los intrincados diseños geométricos, encajan a la perfección en el molde y presentan aberturas y canales a modo de espacios sobre los que verter el pigmento con un cazo, como último paso para obtener el dibujo en color. Una vez rellenado se retira la trepa con delicadeza para no dañar el dibujo definitivo.

No se trata de una pintura superficial o esmalte sino que el pigmento penetra en la masa cementosa impregnando interiormente el mortero y pasando a formar parte del espesor del material.

Una vez realizada  la distribución de colores se aplica una capa llamada secante, con cemento y árido muy secos para absorber el exceso de humedad y dar espesor a la baldosa. Tras ello se aplica fuerza a través de la prensa hidráulica y se deja fraguar la baldosa 28 días para que adquiera el cemento las propiedades mecánicas que le son características.

Todo ello compone un ingenioso sistema de fabricación artesanal que consigue unas baldosas para pavimento artístico con gran resistencia mecánica e infinitas posibilidades plásticas.

Queremos agradecer a la empresa www.ludivall.com el compartir una tarde con nosotros desvelándonos los secretos del mosaico hidráulico que desde su taller en Villaseca de la Sagra continúan fabricando desde hace varias generaciones para disfrute de nuestros edificios. Los vídeos que se muestran a continuación han sido grabados en la sede de esta empresa y autorizados por sus propietarios. El primer vídeo muestra el proceso de fabricación de una baldosa y el segundo el catálogo visual con imágenes tomadas de su exposición permanente.

por Pablo González Collado
 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies