URBANISMO | AYUDAS A LA REHABILITACIÓN_

La marca del tiempo

Cuando se describe a nivel arquitectónico un edificio uno de los datos más relevantes, y que no debe faltar en una completa descripción, es el relativo a su fecha de construcción.

Fachadas Callejón de Santa Fé 027

En la mayoría de los casos podremos intuir de forma aproximada la época de construcción por el estilo arquitectónico. No obstante si queremos saber con exactitud el año de construcción, necesitaremos realizar, en la mayoría de los casos, un estudio histórico y una mayor o menor labor de investigación en función de la antigüedad del edificio en cuestión, o de su mayor o menor importancia patrimonial. A veces ese dato es fácil de conseguir puesto que lo encontraremos reflejado en el edificio, en su fachada principal o en algún sitio emblemático del mismo, aunque algunas veces esa marca no sea tan evidente y haya que buscarla. También es muy habitual encontrar grafitis o apuntes de maestros de obras que fechan sus trabajos o reformas posteriores que se han hecho en estos viejos edificios.

La entrada de hoy quiere mostrarles un pequeño repertorio de esas marcas temporales que nos encontramos, como siempre, en el día a día de nuestro trabajo. Algunas son muy conocidas y fácilmente visibles, otras no. Emplazamos a nuestros lectores a que miren con detalle las fachadas de nuestros edificios, ellas a su manera cantan su historia y su pasado. En alguna entrada posterior intentaremos dar alguna clave sencilla para que puedan, de forma aproximada, datar los edificios de nuestra ciudad histórica: lectura de paramentos, aparejos, tipos de revocos, disposiciones constructivas, …

Callejón de Santa Fé (año 1747). Este callejón, recientemente restaurado por el Consorcio, tiene revocos y pinturas de muy buena calidad. Es por ello que sus autores quisieron dejar constancia de la fecha de ejecución de su trabajo, con el tiempo esta firma temporal va adquiriendo mayor prestancia, testimonio de la longevidad de lo que contemplamos.

Fachadas Callejón de Santa Fé 023RECORTE

Plaza de San Justo nº 4 (año 1617). Uno de los sitios emblemáticos para colocar fechas suelen ser las portadas nobles de los edificios. Como buen ejemplo de ello traemos a colación la portada de este inmueble donde vivió Narciso Tomé, el autor del «Transparente» de la Catedral Primada.

resized_DS-CF0010

Travesía de San Torcuato nº 3, «Casa de las Miñacas» (año 1514). Esta casa-patio, quizás la más bella de Toledo, tiene algunos grafitis en sus paramentos. En la arquería situada sobre la escalera, en el corredor alto de la casa, hay una fecha que parece firmar uno de ellos, un dibujo muy curioso de lo que parece una torre. Agradecemos a Dña. Renata Takkenberg, propietaria del edificio, su amabilidad al permitirnos visitar su casa.

resized_P1120187

Calle Buzones, fachada norte del antiguo Convento de las Capuchinas (año 1913). No siempre las fechas nos marcarán el año de construcción del edificio, en este caso de bastante mas edad que lo que aquí se marca, sino que a veces se deja testimonio de la ejecución de una rehabilitación o reforma. Aquí se fecha la ejecución del revoco, que sustituye al original de finales del siglo XVII el cual todavía se conserva, con su noble color rojizo, sobre este bello alero en diente de sierra. Nuestros «abuelos» también hicieron revocos de calidad sobre las fachadas de Toledo, éste que les mostramos intentará alcanzar la edad del que le precedió, de momento ya ha alcanzado los cien años, edad a partir de la cual una construcción ya se puede decir que adquiere un carácter singular.

resized_P1190740

Cruce de la Calle Aljibes con la Calle Buzones y la Plaza de Santo Domingo El Real (año 1787). En este guardacantón encontramos otra fecha, seguramente la de colocación de este elemento pétreo de protección que protege la esquina del edificio del antiguo roce de carros y carretas.

resized_P1190748

resized_P1190744

Calle Carmelitas Descalzos nº 1 (año 1699). Esta fachada tiene datada la referencia más antigua que conozco sobre un revoco. Si bien hay zonas muy deterioradas el estado general de estos revestimientos es magnífico. Es una de las mejores fachadas de la ciudad y está prevista su restauración por el Consorcio.

resized_P1190755

resized_P1190756

Plaza de Amador de los Ríos nº 9 (año 1883). Ya hemos hablado anteriormente de la costumbre de datar los edificios marcando la fecha de construcción en las portadas de cantería. Una vez pasada la época de realzar las entradas de los edificios con las labores de cantería, se siguió la inspiración de fechar el nacimiento de una nueva construcción marcando el evento sobre el vano de la puerta principal del edificio, para ello se utilizarán nuevas técnicas, en este caso con una elaborada cerrajería artística.

resized_P1190787

resized_P1190788

Plaza de Santa Teresa, entrada del Convento de las Carmelitas (año 1697). En este caso se data la fecha de la instalación de una hornacina con una imagen sobre la puerta principal de este cenobio.

resized_P1190798

Calle Real, Hospital del Nuncio (año 1793). En edificios singulares es casi obligada la inclusión en su fachada de la fecha de construcción, como es este caso.

resized_P1190800

Monasterio de San Juan de los Reyes. Es muy habitual encontrar en los edificios antiguos testimonios de muchos de los albañiles que han trabajado en ellos a lo largo de los siglos. En la parte alta del monasterio, en las terrazas existentes sobre las naves laterales de la iglesia, hay numerosas marcas sobre los sillares de caliza, recuerdo de distintas épocas de numerosas jornadas de trabajo en las cubiertas.

resized_P1190980Calle Alfonso XII, nº 3 (año 1593) Cárcel para «Gente Honrada». A veces no se indicaba solamente la fecha de construcción sino también datos relativos al uso del edificio y a los gobernantes de la época.

resized_P1200037

Plaza de San Agustín nº 4 (año 1584). Esta portada tiene ocupada la parte frontal por triglifos y metopas con lo que la fecha de datación la encontramos en la parte inferior o papo del dintel. Sobre el retallo del dintel encontraremos también el nombre del propietario de la casa y una referencia a su relación con el Santo Oficio.

resized_P1200084

resized_P1200085

Portada de Valmardón (año 1576). Esta inscripción estuvo muchos años tapada recuperándose felizmente en la ultima restauración que sobre este monumento hizo la Fundación Caja Madrid.

resized_P1200371

Calle Instituto, Palacio de Lorenzana (año 1874). En la parte posterior de este edificio universitario se encuentra esta sencilla referencia a la fecha de ejecución del revoco. Esta fachada ha sido recientemente restaurada por el Consorcio de la Ciudad de Toledo.

resized_P1200575

Cuesta de la Sal nº 3 (año 2005). Hoy en día también perdura la costumbre, sobre todo entre los revocadores, de dejar alguna referencia sobre la fecha de finalización de los trabajos.

resized_P1200640

Calle Trastamara nº 3 (año 1798). Entre las labores más originales que existen para fechar una construcción hemos encontrado esta gran baldosa cerámica, que originalmente estaba en la fachada del edificio de referencia. Su propietario la retiró hace años para evitar el robo de la misma y actualmente la podemos encontrar dispuesta a modo de cuadro en el interior de la vivienda. Recientemente, el Consorcio ha subvencionado la restauración de esta fachada en la que se pueden contemplar algunos trampantojos muy originales.

resized_P1200691

Iglesia de San Vicente, fachada posterior (año 1999). Esta inscripción recoge la fecha de la rehabilitación de la fachada lateral trasera de este monumento, paramento que recoge diversos estratos de revoco de distintas épocas.

resized_P1200751

Obrador de la Cera, Catedral Primada (2005). En la última reforma de las cubiertas de esta zona de la catedral se dejo sobre el escudete de la armadura de par y nudillo una pequeña fecha y el nombre del pueblo al que pertenecen los orgullosos albañiles que trabajaron aquí.

resized_P1210205

resized_P1210351

Calle de la Plata nº 10 (año 1943). Esta gran casona tiene portada gótica pero sin fecha, en su interior y una vez atravesado el zaguan encontraremos la fecha de una antigua remodelación de las zonas comunes, portal y escalera.

resized_P1210663

Calle Recoletos nº 2, Antidoto Rooms (año 1571). Este singular hotel recientemente restaurado tiene un brocal en su patio que, de forma original, marca con seguridad la fecha de construcción del edificio. Para el año 2014 está prevista por parte del Consorcio la restauración de los restos de un aljibe romano que se encuentra en este inmueble.

resized_P1220501

Calle Sierpe nº 11 (año 1890). De nuevo volvemos a encontrar la solución de utilizar los portones tradicionales para fechar un edificio. Como podemos comprobar también es habitual encontrar las iniciales del propietario del inmueble.

resized_P1230042

resized_P1230043

Calle Aljibillos nº 5 (año 1867). Otro ejemplo mas de labor de cerrajería artística sobre los portones.

resized_P1230138

resized_P1230139

Calle del Pozo Amargo (1807). Cuando el Consorcio rehabilitó las fachadas de la parte alta de esta calle dejó en este paredón de una casa-jardín una rústica y rápida inscripción que realizó un albañil sobre un sencillo revestimiento.

resized_P7110035

resized_P7110036

Plaza de Zocodover (1908). En la  Fachada de la Vidriería encontramos este dragón alado sujetando la fecha de construcción o reforma de esta zona de la plaza.

resized_P7110083

Calle de San Miguel nº 15 (año 1733). Sobre la puerta de entrada de esta humilde casa de vecinos se encuentra, a punto de desaparecer, un sencillo y antiquísimo revoco que jugando con las texturas del fratasado nos muestra la datación del edificio.

resized_P1190644

por Jose María Gutiérrez Arias

La casa de la Plaza de la Cruz nº 1 y un cuadro de 1921

En el entramado urbano del casco histórico hay un gran número de edificios, entre ellos hay algunos que captan de inmediato la atención del viandante, bien por su prestancia arquitectónica, su tamaño, decoración o por la gente que vive en ellos. En la entrada de hoy queremos contarles algún dato sobre una casa que siempre ha llamado nuestra atención, … palacete de tiempos mejores, casona solariega cercana al barrio judío. Nuestra casa  – ojalá fuese nuestra casa – se sitúa en el número 1 de la Plaza  de la Cruz. Tiene una portada distinta, fachada principal que denota vieja nobleza, relieves visigodos y viga mudéjar con talla, sobre ella en lo alto, pilastras simétricas que buscan el alero, portón de madera con viejas cicatrices, al fondo cobertizo sobre la calle … Su zagúan también tiene elementos únicos, en el techo un viejo alfarje de madera decorado con atauriques vegetales tallados por hábiles manos.

Fachada pricipal

En el interior, en su patio, parece que hemos viajado en el tiempo, todavía hoy podemos contemplar muchos elementos originales del siglo XVI. Hemos comentado anteriormente, que esta casa ha llamado desde siempre nuestra atención, por su belleza pero también por su mal estado de conservación. Este inmueble se encuentra en un Área de Rehabilitación Preferente y por ello puede acogerse a ayudas especiales, aunque sus propietarios no han decidido aun intervenir sobre el mismo. (Ayudas ÁREAS REHABILITACIÓN PREFERENTE)

Recientemente D. José Iglesias Puente, vecino de la Calle Bulas, nos ha remitido una imagen de un bello cuadro que tiene por motivo el patio de esta casa. El autor de este lienzo, fechado en el año 1921, es el pintor madrileño Manuel de Gumucio (1898-1990), discípulo de Sorolla.

img06008

Patio trabajada

Es fácil apreciar, contemplando la casa, que una gran parte de la misma se conserva intacta desde su construcción, lógicamente muy afectada por el paso de los años, pero con su pátina original. Igualmente en el cuadro también podemos apreciar que la casa ha sufrido pocos cambios desde 1921. ¿Qué será de nuestros edificios, donde vivimos, dentro de quinientos años? Está claro que no aguantarán el paso del tiempo como nuestras viejas casonas del casco antiguo.

En el cuadro el autor nos representa dos alas del patio y ello es debido a que las otras dos ya no existían entonces, cuando realizó el dibujo, por causas que desconocemos se perdieron en tiempos las galerías del lado sur y este. En el lado este quedan los salones de planta baja, utilizados durante años como carbonería, y en el sur paredones de las casas vecinas y corralones. El brocal tampoco se ubica donde está representado en el cuadro, ni existen trazas de que haya estado bajo ese soportal, si podemos encontrarlo en el extremo opuesto, en el lado contrario del patio. El detalle que más llama la atención es que  ¡ todavía están las sillas ! , a lo mejor son unas parecidas, donde se sentaban las dos mujeres del cuadro. Merece la pena contemplar despacio esta obra de arte y observar los detalles. Quizás sea la única forma de poder disfrutar de esta maravillosa casa, ya que su visita hoy en día no es fácil.

En recuerdo de Rosa, entrañable mujer, alma de esta casa.

por Jose María Gutiérrez Arias
DSCF0020trabajada
DSCF0039trabajada
DSCF0019trabajada
DSCF0017trabajada
DSCF0044trabajada
DSCF0018trabajada
DSCF0022trabajada
DSCF0030t
P1150572trabajada
DSCF0034trabajada
DSCF0036trabajada
DSCF0047trabajada
P1150559trabajada
 

Guarda ejes y guardacantones

Toledo, su historia …  hoy es fácil conocerla. Libros, textos, monografías, blogs…  múltiples estudios hablan sobre ella. Pero que mejor narrador de sus tiempos pasados que la propia ciudad. Ella también cuenta, a su manera, sus tiempos pretéritos, a veces de forma muy evidente. Hoy queremos hablarles de elementos de esas calles y callejones cuyas paredes hablan, paredones que cuentan viejas historias de trasiego de carros y carretas.

carruaje

Toledo ha necesitado, desde tiempos inmemoriales, del uso de caballerías y carruajes para el transporte y acarreo de todo tipo de cargas por sus intrincadas calles y empinadas pendientes. Rutinas diarias de traslado de alimentos, agua, materiales de construcción y por supuesto de personas. Trabajadores, gente humilde, nobles o aristócratas utilizaban para unos u otros usos estos medios de transporte.

carro en Santa Ursula

Ese ir y venir ha quedado grabado en esa paredes que hablan, es por ello que todavía podemos encontrar en las callejuelas del casco histórico restos de guarda ejes y guardacantones.

P1200561trabajada

Llamamos guarda ejes a los rebajes realizados en las paredes de los edificios, para tratar de evitar sobre ellos el roce de los eje de las ruedas de los carros, aunque más bien podíamos decir que lo que se trataba de proteger eran los carros, más que los edificios. La mayoría de las calles de la ciudad antigua, al igual que sucede hoy en día, no estaban pensadas para el tráfico rodado. La impronta musulmana, que borró gran parte de la ciudad romana y visigoda, todavía constituye el alma de la intrincada trama urbana actual. Esa limitación de anchura, en calles y callejones, reducía el uso de carruajes a un número muy limitado de espacios. Con el fin de ampliar las zonas accesibles, se disponían rebajes en los paramentos de aquellos edificios situados en viales estrechos o en zonas de giro, mejorando de esa manera la entrada y salida a otros puntos de la ciudad.

P1200832trabajada

Esos rebajes se efectuaban de dos maneras, bien trabajando la obra de fábrica de forma expresa para formar una concavidad, cuyo eje se situaba a una altura aproximada entre los 60 y los 80 cms desde el suelo (ruedas de entre 1,20 y 1,60 m. de diámetro), o empotrando de forma lineal, a esa misma altura, grandes piezas de sillería granítica de perfil cóncavo.

CIMG0053RED

Generalmente no debería ser necesario proteger los paramentos de los edificios a otras alturas, al ser el extremo del eje de los carros el elemento más externo de los mismos. Esta circunstancia no sucede hoy en día con nuestros vehículos modernos, la zona de roce ha subido a la altura de los retrovisores, y si el vehículo es una furgoneta subiremos más o menos en función del modelo. Como resultado tenemos que algunas calles presentan un catálogo de los diferentes vehículos que discurren por ellas. Indicaremos como anécdota que siempre hay más marcas en las fachadas situadas al lado contrario del conductor, al ser éste el de más difícil control visual.

P1210599trabajada

Como salvaguarda de los paramentos sólo es posible, en este caso, la colocación de grandes chapones o palastros, similares al existente en la fachada del Convento de Capuchinas, instalado en la última rehabilitación financiada por el Consorcio.

CIMG0069RED

Es importante destacar que a veces los guarda ejes o concavidades se formaban de forma «natural» con el roce diario de los carruajes. Este caso es fácilmente visible en el lateral del ábside de la Iglesia de San Vicente, donde el rebaje existente en los sillares y sillarejos es irregular y no presenta signos de un trabajo elaborado. Aquí los paramentos vuelven claramente a hablarnos de su historia, antiguamente la calle en esta zona no era tan ancha y constantemente se producía el roce en la zona inmediata a la curvatura del ábside. Podemos ver el estado original de la calle en el plano del Iglesia de San Vicente de 1598 realizado por Nicolás de Vergara el Mozo, y el estrechamiento existente entonces en ese punto, antes de entrar a la Calle del Refugio, actual Calle Alfileritos.

PLANO DE SAN VICENTE

CIMG0164RED

Los carros presentaban también protecciones para hacer frente a los roces ocasionales que se pudieran producir con las fachadas de las casas, para ello se colocaban en las ruedas, en los extremos de los ejes, los llamados bujes, piezas metálicas o de madera con anillos metálicos.

rueda de carro

Carruaje antiguo

No podemos olvidarnos de los guardacantones, también poco numerosos en nuestra ciudad, si nos atenemos a su significado principal que le asigna la RAE,  «poste de piedra para resguardar de los carruajes las esquinas de los edificios».   Esta acepción se refiere a elementos exentos o casi exentos a la fachada y claramente fuera de plomo de la misma, en Toledo por el contrario si son muy numerosos los guardacantones colocados a línea con la fachada. Esta disposición constructiva es totalmente lógica, … y casi obligada en una ciudad como la nuestra. La estrechez de las calles no permitía alejar en exceso, con medidas coercitivas, a los carruajes lejos de los paramentos, puesto que no quedaría espacio para los mismos. Es por ello que la solución más común sea reforzar fuertemente los esquinazos, y asumir como inevitable el roce, con potentes sillares, que se rematarán en redondo o con un chaflán. Estos guardacantones cumplen a su vez una doble función, la de atar las verdugadas de las esquinas de la típica mampostería toledana.

CIMG0111RED

CIMG0079RED

Quizás el guardacantón exento más antiguo que tengamos en la ciudad sea el existente en el antiguo Palacio del Canónigo Obrero, edificio perteneciente a la Diputación Provincial, en la Plaza de Abdón de Paz nº 7, en la esquina de entrada a la Calle del Cristo de la Calavera.

P1200774-trabajada

P1200777red

CIMG0103RED

En algunos casos se utilizan columnas como guardacantones, tales como el situado en la fachada norte de la Iglesia de San Vicente o el que podemos contemplar en la antigua Fábrica de harinas » San José «, en la esquina de la Calle del Mirador de Barrio Nuevo.

CIMG0081RED

CIMG0173RED

Por desgracia se han modificado muchas de nuestras antiguas calles, y al modificarlas las hemos dejado mudas, incapacitadas para transmitir y contarnos su historia. No quedan muchos guarda ejes y guardacantones en nuestra ciudad, y alguno ha estado a punto de desaparecer en no muy lejanas fechas. Sirva esta entrada para afianzar la conservación de los que todavía hoy tenemos, y si es posible de inicio de un inventario que sirva para su catalogación y protección oficial.

Actualmente el mayor peligro para la conservación de estos elementos son las rehabilitaciones poco respetuosas de fachadas y paramentos. Traemos a colación esta fotografía de la Calle Aljibillos, donde se conserva uno de los mejores guarda ejes doble de la ciudad. Aquí podemos contemplar lo que se debe hacer y un claro ejemplo de despropósito rehabilitador. El guarda ejes del lateral derecho de la calle, mirando en dirección hacia la Plaza de Valdecaleros, que si bien necesita una renovación de su limpieza, fue rehabilitado en una intervención directa por el Consorcio en el año 2003, descubriéndose en su totalidad, recibiendo sus piezas graníticas un tratamiento de conservación-restauración, y consolidando los paramentos cercanos con morteros de cal aérea. El guarda ejes del lateral izquierdo de la calle, situado en un edificio rehabilitado con poco acierto hace pocos años, ha sido literalmente «alicatado» con un mortero de cemento portland. Recordemos que este tipo de morteros, portadores de gran cantidad de sales, disgregan las piezas de sillería en una acción combinada con la humedad de capilaridad. La perfecta simetría de su acabado termina por estropear lo que debería ser una emblemática imagen tradicional de la ciudad.

P1200562trabajada

A continuación les mostramos fotografías de guarda ejes y guardacantones de nuestro casco histórico.

Guarda ejes de la Calle de la Merced. El lateral derecho, mirando según se baja la calle, muestra lo que hemos indicado anteriormente, mayor número de roces sobre el lado contrario del conductor.

CIMG0065RED

Plaza de Buzones nº 2 y 3. Único caso que conozco en toda la ciudad de guarda eje que cumple también la función de guardacantón. Este y otros guarda ejes existentes en el edificio fueron rehabilitados por la Comunidad de Propietarios de la Plaza de Buzones nº 2 y 3, gracias a la concesión de una ayuda de Elementos Especiales por el Consorcio de la Ciudad de Toledo en el año 2011.

CIMG0054RED

CIMG0058RED

Calle Aljibes. Pequeño guarda ejes habilitado para favorecer el giro en la esquina de encuentro de esta calle con la de las Tendillas.

CIMG0077RED

Calle San Marcos nº 10. Este guarda eje ha sufrido múltiples avatares, la afección más importante se produjo en tiempos con la apertura de una puerta, al ampliar el vano de una antigua ventana, con la consiguiente demolición parcial de su desarrollo lineal. Todavía se ve el peldaño al pie del antiguo umbral. En la última rehabilitación realizada en el edificio, subvencionada por el Consorcio, se revocó y tapó por completo al querer igualar los albañiles toda la fachada. Felizmente se pudo intervenir a tiempo y recuperar su imagen inicial.

CIMG0139RED

Calle Pozo Amargo nº 31. Guarda ejes situado únicamente en el lateral derecho de la calle, según se sube. Se encuentra casi tapado por un revoco de cemento a la tirolesa, que le perjudica de forma importante, aunque quizás sea más dañina la suciedad del humo de los cientos de coches que discurren por esta calle todos los días. Solamente es visible el granito en el primer tramo.

CIMG0120RED

CIMG0122red

Calle Pozo Amargo nº 39. Este edificio, rehabilitado recientemente sin ayuda del Consorcio, tiene una buena labor de restauración en sus trampantojos realizada por T Res C.B., pero le sobran las carpinterías de aluminio y los vierteaguas de traza moderna. Afortunadamente se ha respetado un pequeño tramo de guarda ejes existente entre dos ventanas de planta baja.

CIMG0118RED

CIMG0119RED

Travesía del Aljibillo. En la fachada lateral del antiguo Colegio Mayor de San Bernardino podemos localizar un potente guarda ejes, situado estratégicamente para favorecer el giro de los carruajes en esta calle. Esta fachada ha sido rehabilitada en el año 2011 con ayudas del Consorcio.

P1200557red

Calle Santa Isabel. Esta fachada presenta múltiples guardacantones, de reciente instalación, para proteger el complicado giro de los vehículos desde el Pozo Amargo hacia la Calle Santa Isabel.

CIMG0148RED

Calle Chapinería, Plaza de las Cuatro Calles. Aquí encontramos un pequeño pero fuerte guardacantón que tiene encomendada la salvaguarda de la pilastra de esquina, puntal de apoyo de todo el edificio.

CIMG0149RED

CIMG0150RED

Calle Esteban Illán, Calle de la Tendillas. Uno de los giros más complicados del Casco Histórico. Sobre el esquinazo de la » Carnicería Rafa» se dispone un sencillo guardacantón de granito y un achaflanado.

CIMG0087RED

Calle San Clemente. Guarda eje colocado en la fachada de la Iglesia de San Román. Se dispone en tres piezas montadas una encima de otra, con un diseño similar al guarda eje de esquina de la Plaza de Buzones nº 2 y 3.

CIMG0090RED

CIMG0091RED

Calle de San Juan de la Penitencia. Guardacantón sobre la fachada de la Iglesia de los Santos Justo y Pastor y guarda eje en el edificio de enfrente.

CIMG0109RED

Portada de acceso al Corral de D. Diego. Rústicos guardacantones en la base de la pilastras de la portada.

CIMG0153RED

Calle Alfileritos. En este caso no mostramos guardacantones ni guarda ejes, pero si queremos resaltar la original disposición de estas dos portadas que parecen volcarse sobre la calle, con la intención de evitar el contacto con los ejes de los carruajes que circulasen por ella.

CIMG0161RED

Calle de Rojas. En esta calle queda un pequeño tramo de guarda ejes, en el lateral izquierdo subiendo. No hay trazas en la fachada de enfrente de que haya existido protección similar. Esta situación se repite en diversos puntos de la ciudad, bien motivado por reformas en las fachadas o renovación de alguno de los edificios que los contenían. En algunos casos sólo se protege uno de los laterales cerca de alguna esquina, con la intención de facilitar una zona de giro de los carruajes.

P1200553red

P1200556red

Callejón de Santa Úrsula. Aquí podemos ver claramente lo que comentábamos en la Calle Rojas, protección exclusiva en la zona de giro.

P1200580red

Calle San Ginés nº 2. En esta casa, donde se ubica una entrada privada a parte de las Cuevas de Hércules, encontramos un miniguarda ejes. Su principal función es proteger la esquina de la jamba de la puerta, y por ello el propietario del edificio ha rematado su extremo con una pequeña labor de carpintería.

P1210590red

P1210591red

Calle del Locum. Aquí está trabajada claramente la zona de giro. El edificio de enfrente, de nueva construcción, tiene un chaflán para adaptarse a la zona de giro. En la planta primera recupera rápidamente el espacio perdido.

P1200773red

Calle Alfonso X El Sabio. En una de las esquinas del encuentro de esta calle con la de Navarro Ledesma se intuye, bajo el revoco y el reciente pintado de la planta baja de la fachada, un guardacantón tradicional de sillares. Aun así el propietario de este edificio, cansado de renovar constantemente la pintura de la esquina, ha instalado unas intimidadoras piezas metálicas que eviten el roce de los vehículos directamente sobre la fachada.

P1220282-red

Comentar por último que los guardacantones más originales de España se encuentran en la ciudad de Cádiz. El casco histórico de Cádiz es el único recinto urbano del mundo que contiene empotrados en sus esquinas una muestra de 109 cañones y 150 piezas de fundición, además de otros elementos de metal y piedra. http://www.blogsdecadiz.com/blog/2011/09/guardacantones-de-cadiz-canones-y-esquinales-i/                                                                                                                                                                                        

por Jose María Gutiérrez Arias

 

Adarves del Locum

Vista aerea Calle del Locum

Como parte del trabajo habitual de todas las semanas, los técnicos de la Sección de Vivienda del Consorcio recorren las calles del casco histórico, es por ello que no hay rincón que no haya sido visitado, de forma premeditada o por casualidad,  al ir de paso hacia algún sitio. Al menos eso pensábamos … , recientemente hemos podido conocer una calle de la ciudad por la que nunca habíamos transitado.

Un callejón cerrado con puerta, adarve a la antigua usanza, estrecho pasillo que parece fosilizado y anclado a tiempos pretéritos, tobogán profundo de desigual empedrado, espacio de silencio entre moles edificadas que parecen volcarse para recuperar el espacio perdido entre medianeras. Toledo nos regala cada cierto tiempo pequeñas joyas, nos recuerda con ello que no la conocemos del todo. Siempre habrá una nueva hoja que rellenar en nuestro libro de notas.

P1190527 para web

En el Callejón del Locum existen tres adarves, caso excepcional en nuestra ciudad. El primero, al que hace mención la introducción, es el más singular de ellos y el de mayor longitud. Es de titularidad municipal, como se puede contemplar en los planos catastrales de la ciudad, habiéndose controlado y negado su uso privado a los vecinos. Tiene un pequeño portón que protege su acceso, presenta una acusada pendiente y en tiempos debió estar comunicado con la Plaza de San Justo, como se refleja en el Plano de Toledo realizado por Alfonso Bacheti Brun, obtenido del dibujado por El Greco en su óleo Vista y plano de Toledo hacia 1610. Actualmente tres edificios o fincas catastrales vierten aguas o abren luces a él y sólo dos de ellos tienen puertas secundarias de salida al mismo (una tabicada). En su parte más estrecha la anchura es de solo 80 cm. . Presenta un gran sumidero en su parte final para recoger las aguas de lluvia y el saneamiento de los edificios mencionados, el alcantarillado se pierde en servidumbre bajo la casa del fondo del adarve al estar el mismo a contra pendiente. Entre las actuaciones de futuro estudiadas por el Consorcio se encuentra la rehabilitación y puesta en valor para visita pública de este adarve.

P1150593 para web

El segundo adarve se encuentra en esta misma acera bajando por el Locum, a la altura del nº 12. Es de titularidad privada y sus paramentos los conforman cuatro edificios. Presenta portón que cierra su acceso, solado de canto rodado y trabajadas losas de granito, una higuera silvestre y un pequeño lavadero al fondo, que en el pasado, cuentan los vecinos más antiguos, era público. En tiempos estuvo comunicado con la Calle Sixto Ramón Parro, estando su salida enfrente del encuentro de esta última calle con la Bajada de la Tripería. Actualmente un vecino del edificio de la Calle Sixto Ramón Parro nº 11 tiene salida a ambas calles a través del adarve. Anchura mínima de aproximadamente 1,30 m.

P1190537 para web

P1180910 para web

El tercer adarve se encuentra en la acera de los impares, bajando por el Locum, pasado el nº 9. Es el de menor longitud, no presenta portón de cierre, ni restos de haberlo tenido, y es de titularidad municipal, en él se abren las puertas de los edificios numerados con el nº 7 y 5 del Locum. Tres edificios conforman su traza, uno de ellos con un estrecho espolón.

P1190522 para web

Tiene como carácter distintivo la existencia de un pequeño cobertizo que cubre su entrada en codo. Presenta solado de granito en baldosas desiguales y una anchura mínima de 1 m. en su parte más angosta. Hace unos años el Consorcio colaboró en la rehabilitación integral del nº 7 de esta calle.

P1190521-para-web

por Jose María Gutiérrez Arias
 
P1150595 para web
 
P1190531-para-blog
 
P1180921 para blog
 
P1180923 para blog
 

Soluciones sencillas para problemas complejos (II)

Con buena intención y con ánimo de velar por una ciudad coherente, hoy destacaremos la correcta colocación de los aparatos de aire acondicionado. El sistema de refrigeración por “split” es el más utilizado por los habitantes del Casco Histórico de Toledo, consta de una unidad de compresor exterior  y una o varias unidades interiores evaporadoras.

La unidad interior es la que absorbe el calor de la habitación (29˚)  y, tras pasar por el evaporador, expulsa aire enfriado para disminuir la temperatura del interior (15˚). La unidad exterior que está unida al evaporador es la encargada de volver a comprimir el refrigerante utilizado para enfriar al aire, para ello toma aire del exterior (35˚) y lo hace circular por el condensador  que al volver a comprimir el refrigerante hace que se expulse aire caliente (48˚)

C:UsersalvaroDesktopPOSTE BANDEROLA Model (1)

Este sistema nos genera tres importantes condicionantes.

– El uso desmesurado de este tipo de sistemas de climatización hace que el gasto energético sea mayor, incrementándose por lo tanto el coste económico.
– La instalación múltiple de este tipo de aparatos provoca que las unidades exteriores expulsen a la calle aire caliente. Subiendo la temperatura exterior (en consecuencia también la interior), aumentando el consumo de refrigeración, y perjudicando a la ciudad y sus habitantes.
– La instalación en fachada de edificaciones no preparadas para albergar este tipo de aparatos hace que se modifique la imagen del edificio, e incluso que se dañen paramentos históricos por un mal replanteo de la intervención.

Al colocar este tipo de aparatos debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

– Según la  Ordenanza 1A. Plan de Ordenación Municipal de Toledo (Anteriormente Plan Especial del Casco Histórico de Toledo. PECHT).  Artículo 2.4.4 << Planta baja […] Se prohíben las rejas, antepechos o escaparates que sobresalgan de la alineación establecida, hasta una altura libre de 3,35 metros. >>  Artículo 2.4.8 <<Elementos sobrepuestos. Se prohíben en las fachadas los elementos sobrepuestos ajenos a la lógica del propio edificio, como toldos, marquesinas, jardineras de obra, escaparates y vitrinas voladas o adosadas, carteles luminosos, anuncios y similares. >>

–  Es aconsejable estudiar la situación del aparato compresor en el exterior para un menor impacto visual y una mejor eficiencia. Las terrazas o la cubierta serán siempre los lugares de menor impacto, pudiendo llegar a hacer la preinstalación para todo el inmueble. Además se evitaría la percepción de los ruidos que emite el compresor.  Puede darse el caso de viviendas que cuenten únicamente con la posibilidad de colocar la unidad exterior en fachada. En tal caso, el compresor se podrá colocar en balcones, miradores o aperturas antepechadas.


– Cuando el aparato quede expuesto de forma que dañe la imagen de conjunto en los inmuebles del Casco, se recomienda ocultarlo en un cajón-celosía registrable de madera o metal, de forma que se disimule o camufle la pieza.

En todo caso no se debe olvidar que es más preferente aislar correctamente la vivienda, para evitar continuos escapes energéticos, que intentar climatizar a base de facturas.

                                                                                                 Por Álvaro Sánchez Ballesteros

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies